© COPYRIGHT Hibueras 2007
Santa Bárbara, Honduras
info@centroculturalhibueras.org

Atrás

El Centro Cultural Hibueras diseñó un  proyecto  orientado a resolver un problema ingente en las comunidades donde desarrolla sus programas: la carencia o precariedad en la vivienda de las familias pobres.

De inmediato el proyecto inició con éxito, en primer lugar fue bien acogido por las personas más pobres de las comunidades donde tenemos presencia institucional. Las familias dijeron sí a la idea de participar en una iniciativa de autoayuda, a sabiendas que por el momento no contábamos con más recursos que la voluntad de ellos mismos y su capacidad de trabajar en equipol. Ya como resultado de la gestión iinstitucional, se sumó La Primera Dama de Honduras, Xiomara Castro de Zelaya, aportando materiales para 43 viviendas, y la Alcaldesa de Nueva Frontera, Delmi Reyes Corea, donando materiales locales.

Este proyecto se desarrolla con la visión de fortalecer las acciones en el ámbito de la cultura solidaria. Se inició con un proceso de  investigación  y organización con el apoyo de los beneficiarios/as. Así se formuló una propuesta de proyecto.

El  proyecto trata del mejoramiento de viviendas muy precarias, con una módica inversión monetaria y una amplia gama de acciones solidarias comunitarias e institucionales. Se desarrolla en las siguientes comunidades: El Ermitaño, El Oro, San José de Tarros, Piladeros, Pueblo Nuevo y Trascerros que pertenecen al Municipio de Nueva Frontera. 

Con el éxito obtenido, en el año 2007 se apuntó al proyecto Caritas Ibiza, que ha aportado materiales para 183 viviendas. Por supuesto, siempre el mayor aportante, por el respaldo institucional, son los fondos provenienetes del apadrinamiento de los niños y niñas, mediante Fundación Comparte de España, que va siempre con nostros compartiendo sueños y esperanzas en favor de los más pequeños.

Esta iniciativa está abierta para recibir aportaciones de entidades o personas particulares que deseen beneficiar a uno o más hogares pobres.

 

Cada vivienda requiere un total de cuarenta y cinco días de trabajo. Y cada beneficiario/a  entrega quince días en la casa de cada beneficiario/a, hasta que queda concluida la casa. Así se van rotando de casa en casa hasta que queda lista para ser habitada.



Para  ello se ha hecho un proceso educativo y de acompañamiento a las personas, que por lo general  además de pobres son analfabetas, pero que han crecido en la calidad humana; por ejemplo hay familias que han resuelto viejas  enemistades en las que había hasta amenazas de muerte, hoy además de casa, han recuperado su amistad y convivencia cercana.

Lo central del proyecto es su proceso solidario de autoayuda  mediante el apoyo entre las familias: Todos trabajan en la casa de todos.

En el proceso se ha logrado establecer  acuerdos de trabajo colectivo con los beneficiarios/as  llevando  así  un control  por día trabajado, la incorporación  de la familia en los grupos de trabajo  ha contribuido en el buen  funcionamiento  del proyecto.

Se destaca la participación de las familias  beneficiarias  en la ejecución del proyecto,  verificado con el control  que se lleva por familia  en la entrega  de materiales y los días trabajados en forma colectiva. 

Antes
Después
 


Vivienda Solidaria