© COPYRIGHT Hibueras 2007
Santa Bárbara, Honduras
info@centroculturalhibueras.org

Atrás

En Honduras, un país con enormes dificultades sociales y económicas, leer es un “privilegio”. Cuando la lectura deja de ser un derecho irrenunciable y se convierte en un privilegio la perdida de esperanzas es inminente. Los libros en este país son caros, pero sobre todo escasos e inalcanzables para la mayoría de la población, aún en las ciudades principales existen apenas unas tres o cuatro librerías que cubren medianamente la demanda de los escasos lectores; realidad ésta que en el área rural es aún más desesperanzadora. El costo medio de un libro es relativo a un tercio de los ingresos mensuales de un campesino que se dedica a trabajar la

tierra a cambio de cincuenta Lempiras de pago diario; comprar un libro significaría sacrificar la subsistencia misma, ello sitúa al libro en un espacio inaccesible, a tal grado, que en el área rural la mágica palabra “libro” no ha existido en el lenguaje de las personas.

Sin embargo un libro sigue siendo más barato que un arma, pero menos accesible y la gente de aquí hace mil esfuerzos si es posible para tener más de un arma. Y la noticia roja es abundante y atrapadora.

Difundir la lectura no es una búsqueda cotidiana, es un raro quehacer. Lindo y prometedor asumido por unos pocos y que da buenos frutos. Por eso  hoy es fiesta, porque el libro ha venido a nosotros.

La organización Interlibros, donó en el 2007, al Centro Cultural Hibueras, la cantidad de treinta mil (30,000) libros que están yendo por las bibliotecas comunitarias e itinerantes para posibilitar a muchos santabarbarenses el encuentro con una amiga fraterna: la lectura.
Interlibros abre así una infinita cantidad de ventanas al mundo, a otros mundos, para reflexionar, soltar tabúes y tener pensamiento crítico, alegre y esperanzador,  mediante un tejido solidario de pensamientos innovadores.

¡Gracias INTERLIBROS, por caminar con nosotros cultivando la paz y la razón!
 


Interlibros, un libro, una esperanza.